Las redes sociales

Además de las redes sociales de más en uso (Facebook, Twitter, Instagram, etc) la gente se suele bajar más APPs a su móvil aplicaciones que en la mayoría de los casos ni presta atención a los permisos que otorga, incluso hay aplicaciones que exigen acceso al micrófono y este permiso funciona aún con el teléfono apagado, o la cam, etc.

El periodista especializado en ciberseguridad, Zak Doffman, afirmó en un artículo para Forbes, que deberíamos dejar de utilizar Facebook Messenger por falta de la debida protección de nuestros mensajes. «Si usted es uno de 1.300 millones de usuarios de Facebook Messenger, entonces la repentina reacción en contra de WhatsApp debería servir como una advertencia a su privacidad«.

Doffman afirmó que la debacle sobre WhatsApp, provocada por su intención de implementar nuevas políticas, en cuyo marco planeaba comenzar a compartir datos de sus usuarios con Facebook, «distrajo la atención de lo mal que es la invasión de Messenger en su privacidad«. «No hay justificación para esto. Todos sabemos que Facebook vive de nuestros datos, así es como pagamos por sus servicios “gratuitos”. Pero tiene que haber un límite. Si nos encontramos en un lugar donde Facebook dice “tomaremos todo lo que puedan poner en nuestras manos”, y decimos “sí, esto está bien”, entonces qué dice eso sobre nosotros y el valor que le damos a nuestra propia privacidad, destacó.

El periodista declaró que el principal argumento de WhatsApp en su defensa era que la aplicación no puede leer nuestros mensajes y tampoco Facebook. «No hay tanta suerte, sin embargo, si es un usuario de Messenger», afirmó Doffman.

Indicó que la encriptación de extremo a extremo, que WhatsApp proporciona a sus usuarios, se usa en Messenger solo en los mensajes privados, no dentro de grupos, y no está activada por defecto. La función «debe ser por defecto para cualquier plataforma de mensajería que uses», precisó el periodista.

Doffman resaltó que la aplicación «monitorea el contenido y usted notará que “salud y estado físico”, “información sensible” e “información financiera” están entre la masa de campos de datos de usuarios que admite recolectar a través de su plataforma Messenger».

«El consejo ahora es simple. Si todavía está en Messenger o si está usando los mensajes directos de Instagram para cualquier otra cosa que no sea interactuar con compañías a las que está comprando y [realizar] contactos casuales, entonces es hora de cambiar. La opción más fácil sigue siendo WhatsApp, dada su magnitud: todos sus amigos y familia son probablemente los usuarios. Si quiere una opción más segura, entonces use Signal en paralelo. Será más utilizable a medida que se unan más de tus contactos», subrayó.

Signal ya se encontraba entre las aplicaciones más descargadas tanto en App Store de Apple como en Google Play, y su sistema de autenticación de dos factores llegó a caer brevemente el pasado jueves 14/1/20 debido al gran número de personas que intentaban registrarse.

La plataforma, que también tiene una versión web, fue lanzada en 2014 y en 2018 el cofundador de WhatsApp, Brian Acton quien dejó WhatsApp por desacuerdos con Facebook donó 50 millones de dólares para crear Signal Foundation, que ahoradirige la aplicación.

Signal ofrece el «cifrado de extremo a extremo más avanzado, basado en un protocolo de código abierto», lo que significa que solo las personas que envían los mensajes pueden ver su contenido. Los paquetes de pegatinas también tienen su propio cifrado especial. “La privacidad no es un modo adicional, sino cómo funciona Signal. Para todos los mensajes, para cada llamada, en cualquier momento», asegura la empresa. Asimismo, Signal creó el protocolo de cifrado que utilizan otras empresas, incluidas WhatsApp y Skype.

Según Signal, la única información que los usuarios le dan a la “app” es el número de teléfono, pero actualmente la empresa está trabajando en una forma de desvincular a la aplicación incluso del número del usuario creando servidores de contactos encriptados. Al mismo tiempo, es posible configurar las conversaciones individuales para que se borren después de un período de tiempo elegido por el propio usuario.

Signal ha sido anteriormente uno de los métodos de comunicación preferidos por activistas, piratas informáticos y otras personas preocupadas por su privacidad. El excolaborador de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. Edward Snowden afirmó que usa Signal «cada día».

Telegram; Creado por los hermanos de origen ruso Nikolai y Pavel Durov, el servicio de mensajería instantánea. A medida que se reduce la brecha en popularidad entre Telegram y sus competidores más antiguos, encontramos cada vez más validez en esa suposición original, escribió la firma en su blog oficial en abril de 2020.

En los últimos días Telegram ha batido récord de descargas a nivel mundial. Entre los que han llegado por motivos políticos y los que lo han hecho en busca de una mayor privacidad se han sumado millones de descargas, pero puede que no todos encuentren en Telegram lo que estaban buscando.

Con origen en Rusia (aunque no legal o físicamente, ya que su domicilio social se encuentra en Berlín), nos interesa ver qué dicen sus términos y condiciones, y en especial en materia de privacidad. Por tanto, ahí va un 13 detalles dedicado a la privacidad de Telegram. Comencemos.

La inmensa mayoría de los usuarios usamos estas redes para mantener contacto de amistades y familias y no somos “dignos” de ser espiados, no pertenecemos a una gran empresa, no formamos parte del gobierno, ni tenemos acceso a información sensible, a parte estos usan un cifrado particular, lo único que les podemos proporcionar a estas APPs es nuestros gustos “comerciales” y hacía ahí nos dirigirán la publicidad que vemos, así que tampoco es para preocuparse tanto, salvo que se tenga algo que esconder o maquinar, entonces sin duda en mi apreciación la mejor es Signal.

2 comentarios

  1. Muchas gracias, José Manuel:

    Dudaba entre Signal o Telegram y ahora ya lo tengo claro. Me decanto por SIGNAL.

    Un abrazo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.